viernes, 30 de abril de 2010

domingo, 10 de mayo de 2009

El pasado viernes salió editado el primer tomo del libro "La Orden del Temple Fundación y Caída - La Cataluña Templaria", del reconocido fotografo y dicho sea de paso Canciller de la OCET D. Jaume Mestres i Capitán.

Gran profesional y técnico fotográfico lleva desde el año 1993 dedicado a la fotografia, habiendo realizado diversas publicaciones de sus trabajos.

En este primer volumén nos muestra la historia de la Orden del Temple en Cataluña con textos y fotografias, un excepcional trabajo de campo que todo amante o coleccionista de libros Templaros debería tener en las baldas de su bibloteca.

Nos comenta D. Jaume Mestres i Capitán que a este libro le seguirán al menos tres volumenes más. No dudamos de que serán tan interesantes o más si cabe que este y le damos la enhorabuena por este trabajo.

domingo, 3 de mayo de 2009


3 de Mayo Fiesta de la Santa Cruz

Etimológicamente significa “lo mismo”. Viene de la lengua latina.
Hoy se celebra en Granada y en el mundo el día de la Cruz. Una preciosa fiesta popular que arranca desde el día en que se encontró la Santa Cruz en el año 326. Casi todas las fiestas tienen un origen religioso. Hay algunos que en la actualidad las quieren convertir simplemente en culturales, abandonado su trasfondo religioso. Eusebio de Cesarea fue un gran historiador de aquellos tiempos.
Cuenta en sus libros que el General Constantino no era creyente pero le tenía mucho respeto a los cristianos por su paz y el bien que hacían en todos sitios. Antes de una dura batalla contra Majencio –jefe de Roma -, tuvo un sueño en el que pudo contemplar una cruz luminosa y una voz que le decía:"Con este signo vencerás". Y sin tener la menor duda de su triunfo, puso en todos los estandartes y banderas la cruz. Y arengando a las tropas les decía:"Confío en Cristo en quien cree mi madre Elena". Al ganar la batalla, llegó bien pronto a ser emperador. Decretó el cese de perseguir a los cristianos y la libertad religiosa.
Hay, además, otros escritores célebres como san Ambrosio y Juan Crisóstomo afirman que Elena se fue a Jerusalén en busca de la Cruz del Señor.
Los arqueólogos se emplearon a fondo en esta labor. Al cabo del tiempo, encontraron tres cruces. ¿Cuál era la de Jesús? La respuesta se la dio una mujer que estaba muy enferma. Al tocarla, quedó curada. Elena y el obispo de Jerusalén juntamente con muchos creyentes, la llevaron en procesión por las calles de la ciudad.
A raíz de estos acontecimientos se implantó esta fiesta por todo el orbe cristiano. Ultimamente, al hacer la reforma del calendario litúrgico, ha desaparecido como fiesta. Pero el pueblo, siempre sencillo, la sigue celebrando. Por ejemplo es Granada es fiesta. De esta forma, mantiene viva la tradición.
¡Felicidades a quienes celebran hoy esta fiesta!
Comentarios al P. Felipe Santos
Fuente Catholic.net

jueves, 30 de abril de 2009

"SANTO DEL DÍA"


CCXXV Papa
Se le recuerda principalmente como “el Papa de la victoria de Lepanto”, no porque fuera un hombre belicoso, sino porque con su autoridad y con su prestigio personal logró imponer una tregua en las discordias caseras de los Estados europeos y llevarlos a una “santa alianza” para detener la amenazadora avanzada de los turcos. El 7 de octubre la armada Cristiana obtuvo en las aguas de Lepanto una definitiva victoria contra la flota turca. Ese mismo día Pío V, que no disponía de los rápidos medios de comunicación de hoy, ordenó que tocaran todas las campanas de Roma, invitando a los fieles a darle gracias a Dios por la victoria obtenida.
Michele Ghisleri elegido Papa en 1566 con el nombre de Pío V, nació en Bosco Marengo, Provincia de Alessandria (Italia) en 1504.
A los 14 años entró a la Orden de los dominicos. Una vez ordenado sacerdote, atravesó todas las etapas de una carrera excepcional: profesor, prior del convento, superior provincial, inquisidor en Como y en Bérgamo, obispo de Sutri y Nepi, cardenal, grande inquisidor, obispo de Mondoví, y Papa. Pío V fue sobre todo un gran reformador.
Entre las reformas que promovió, siguiendo el concilio de Trento, recordamos la obligación de residencia para los obispos, la clausura de los religiosos, el celibato y la santidad de vida de los sacerdotes, las visitas pastorales de los obispos, el impulso a las misiones, la corrección de los libros litúrgicos, la censura de las publicaciones. La rígida disciplina que el santo Pontífice impuso a la Iglesia fue también norma constante de su vida.
Vivía el ideal ascético del fraile mendicante. Condescendiente con los humildes, paterno con la gente sencilla, pero sumamente severo con cuantos comprometían la unidad de la Iglesia, no dudó en excomulgar y decretar la destitución de la reina de Inglaterra, Isabel I, a sabiendas de las consecuencias trágicas que esto acarrearía a los católicos ingleses.
Pío V murió el 1 de mayo de 1572, a los 68 años de edad. Fue canonizado 22 de mayo de 1712 por el Papa Clemente XI.

Fuente: Archidiócesis de Madrid

jueves, 23 de abril de 2009

Mártir

Martirologio Romano: San Jorge, mártir, cuyo glorioso certamen, que tuvo lugar en Dióspolis o Lidda, en Palestina, celebran desde muy antiguo todas las Iglesias, desde Oriente hasta Occidente (s. IV).
Etimológicamente: Jorge = Aquel que trabaja la tierra, es de origen griego.

La vida de San Jorge se popularizó en Europa durante la Edad Media, gracias a una versión bastante "sobria" de sus actas. Según cuenta la tradición, el santo era un caballero cristiano que hirió gravemente a un dragón de un pantano que aterrorizaba a los habitantes de una pequeña ciudad. El pueblo sobrecogido de temor se disponía a huir, cuando San Jorge dijo que bastaba con que creyesen en Jesucristo para que el dragón muriese. El rey y sus súbditos se convirtieron al punto y el monstruo murió. Por entonces estalló la cruel persecución de Diocleciano y Maximiano; el santo entonces comenzó a alentar a los que vacilaban en la fe, por lo que recibió crueles castigos y torturas, pero todo fue en vano.El emperador mandó a decapitar al santo, sentencia que se llevó a cabo sin dificultad, pero cuando Diocleciano volvía del sitio de la ejecución fue consumido por un fuego bajado del cielo. Esta versión popular de la vida del santo, induce a que en realidad San Jorge fue verdaderamente un mártir de Dióspolis (es decir Lida) de Palestina, probablemente anterior a la época de Constantino. No se sabe exactamente como llegó a ser San Jorge patrón de Inglaterra. Ciertamente su nombre era ya conocido en las islas Británicas antes de la conquista de los normandos. En todo caso, es muy probable que los cruzados especialmente Ricardo I hallan vuelto del oriente con una idea muy elevada sobre el poder de intercesión de San Jorge.


"ALCOY - MOROS Y CRISTIANOS"

La Aparición de San Jorge


Alcoy fue conquistada a los árabes a mediados del siglo XIII por Jaume I y anexionada al Reino de Valencia. Jaume I la mandó repoblar con 28 colonos cristianos. Sin embargo las huestes de la Media Luna aun no habían dicho su última palabra. Diversos grupos de guerreros árabes tenían atemorizada toda la región con sus frecuentes pillajes y ataques a las villas cristianas. Por este motivo Jaume I mandó 40 de sus caballeros a defender Alcoy.
El dia 23 de Abril de 1276 los moros con su cabecilla Al-Azraq (en árabe "el Azul", ya que tenía los ojos azules) al frente se preparaban para el asedio a la villa. Mossén Torregrossa durante la misa antes de la contienda, alentó a las tropas e invocó la ayuda al santo del día: San Jorge. Durante el ataque, cuando todo parecía perdido para los de la Cruz apareció un caballero sobre las almenas del castillo en un blanco corcel y una cruz en el pecho causando grandes bajas en el bando de la Media Luna. Los musulmanes lo identificaron como Walí, guerrero sagrado de su religión, y los cristianos como San Jorge o Sant Jordi, que con una certera saeta segó la vida de Al-Azraq causando desbandada entre los moros.
A partir de aquel día los alcoyanos nombraron patrono a San Jorge y juraron celebrar todos los años una fiesta en su honor.



El culto a San Jorge


En un principio la festividad de Sant Jordi se celebraba con actos solamente religiosos pero poco a poco se fueron incorporando otros actos populares como concursos tiro de ballesta y arcabuz.
"...sonora música, cohetes de diversos tipos y una solemne procesión de una compañía de Cristianos, Moros y Católicos Cristianos que, por la tarde, realizan diversos ardides de guerra".
De este modo en 1668 Vicente Carbonell narra en su "Célebre Centuria" algunos de los actos celebrados en la festividad del patrón. Esta es la primera referencia escrita de la Fiesta de Moros y Cristianos. Una fiesta, transmitida de padres a hijos, que ha llegado hasta nuestros días marcada por el espíritu emprendedor y festivo de los alcoyanos, pero sin perder el carácter religioso de sus inicios.
La figura de San Jorge a la que se rendía culto en esta época era la misma que en el resto del Oriente y Occidente católico: San Jorge y el dragón. Continuó así hasta mediados del siglo XIX en que se consiguió un dedo de San Jorge del brazo que se conserva en la catedral de Valencia. Los alcoyanos, a partir de ese momento le rindieron culto a Sant Jordi Matamoros el que les salvó del Musulmán.
La festividad religiosa que se celebra se inicia con la procesión del translado, en que devotos y festeros transladan la imagen de Sant Jordi "el Xicotet", desde su templo a la iglesia de Santa Maria. Los días 18, 19 y 20 de Abril se hacen los cultos solemnes al Patrón en la Parroquia de Santa Maria: el Tríduum. El día 23 de Abril está dedicado completamente al Patrón: el día de Sant Jordi. Por la mañana se celebra la Procesión de la Reliquia, transladando la reliquia de Sant Jordi desde su iglesia hasta la de Santa María. Por la tarde es la Procesión General: se devuelve la reliquia del Santo a su templo, acompañada de la imagen ecuestre del Patrón.
La devoción de los alcoyanos a Sant Jordi es lo que da sentido a una fiesta popular, llena de ilusión y fantasía en sus trajes, su música, sus actos... que emociona año tras año a miles de alcoyanos y alcoyanas
.

(Filá Los Guzmanes)

HISTORIA DE LAS "FILAES"


La consolidación de los grupos de festeros en 'filaes' se produce en 1786 debido a que aumenta el número de participantes en la Fiesta. La Asociació de Sant Jordi encargada de fomentar el culto al Patrón, velar por su templo y organizar cada año las fiestas en su honor, queda así disgregada en unos núcleos con una cierta autonomía. Así nacen las 'filaes' del Bando Moro y del Cristiano, con un traje distintivo, una sede, 'la filà', e independientes económicamente. El objetivo de la 'la filà' era agrupar a los amigos para participar juntos en la Fiesta.
Son muchas las "filaes" que, a lo largo de los siglos han ido apareciendo y desapareciendo hasta quedar configurados los dos bando tal y como los conocemos hoy: Caballería de Sequetes, Estudiantes, Capellanes, Angeles, Antigua Inglesa..., muchos de ellos con indumentaria muy alejada de aquélla que utilizaron los contendientes que se diputaban la villa de Alcoy.
Ante la cantidad de "filaes" que se iban creando fue preciso establecer un turno por antigüedad, y, a partir de 1844 se hizo obligatorio el desempeño obligatorio de los cargos de Capitán y Alférez, elementos clave en el desarrollo de la Fiesta.
En el Bando Moro hay 14 "filaes": Llana, Judíos, Domingo Miques, Chano, Verdes, Magenta, Cordón, Ligeros, Mudéjares, Abencerrajes, Marrakech, Realistas, Berberiscos y Benimerines.

En el Bando Cristiano hay también 14 filaes: Andaluces, Asturianos, Cides, Labradores, Guzmanes, Vascos, Mozárabes, Almogávares, Navarros, Tomasinas, Montañeses, Cruzados, Alcodianos y Aragoneses.
Dentro de las "filaes", en que algunos de sus miembros son inscritos al nacer por sus padres, la presencia de la mujer siempre ha estado muy vetada. Las mujeres tenian incluso prohibido el acceso al local de la 'la filà'. En esta ultima mitad de siglo la mujer participa más en la fiesta, pero como elemento casi solo ornativo en los boatos de las "filaes" de cargo en que visten con trajes hechos a propósito para ese día y que no son utilizado nunca mas.
La fiesta de Moros y Cristianos se celebra en otras localidades de la Comunidad Valenciana pero es Alcoy la referencia obligada, por su gran tradición, organización y por qué no decirlo, pureza.

(Entrada Capitán Moro)

sábado, 11 de abril de 2009

"AGRADECIMIENTOS"





En primer lugar quiero agradecer en nombre del Prior General de la OCET M. Enrique Terceiro Muiños y en el mio propio a la Hermandad de la Santa Cena y Caballeros del Santo Cáliz de Torrente, que mantuviesen la invitación para que desfilásemos junto a ellos el Jueves y Viernes Santo, a pesar de los intentos de algún individuo desconocedor del Honor Templario, falto de caballerosidad y catadura moral, que ha intentado desestabilizar esta unión así como impedir que la OCET desfilara en Torrente, mil gracias hermanos por manteneros firmes a vuestras convinciones y por saber separar el grano de la paja.

Gracias a toda la Hermandad nuevamente por vuestra calurosa acogida y por hacernos sentir como en casa. gracias también a la ciudad de Torrente, que una vez más nos volvió a recibir con los brazos abiertos.

También queremos agradecer a todos los hermanos que de un rincón a otro de la Península han hecho lo posible por estar en Torrente y por aguantar estoicamente todo el programa de actos. Gracias a Sebastian de Figueredo y familia por ese asado argentino.

A todos solo me resta deciros: Hermanos hasta el año que viene.


¡¡¡LARGA VIDA AL TEMPLE!!!

¡¡¡LARGA VIDA A LOS CABALLEROS DEL SANTO CÁLIZ!!!